24 oct. 2011

¡Cuidado con lo que te dicen: el CSD y Llave Privada nunca salen de tu empresa!


Entre los mitos y realidades que se dicen de la Factura Electrónica, está el tema de que "algunos proveedores de Factura Electrónica o el PAC que timbran los CFDI, se quedan con la contraseña del Certificado de Sello Digital (CSD) y Llave Privada".

No es así. Esta información es equivocada.

El Certificado de Sello Digital (CSD) y la Llave Privada son expedidos por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para un propósito específico: firmar digitalmente las facturas electrónicas.

A través de los CSD, nosotros como contribuyentes podremos sellar electrónicamente la cadena original de las facturase electrónicas que emitamos, garantizando de este modo su origen, su unicidad y las demás características que se heredan de los certificados de Firma Electrónica Avanzada o FIEL: integridad, no repudio y autenticidad.

El CSD permitirá acreditar la autoría de los comprobantes fiscales digitales emitidos, y de esta manera sus clientes sabrán que usted, como contribuyente, fue el autor de dicho comprobante fiscal digital.

En tanto, la Llave Privada es un archivo .key que forma parte del CSD y cuya función es garantizar que el timbrado de facturas electrónicas se logre sin mayores problemas.

Tanto el CSD y la Llave Privada contienen datos específicos que nos identifican como contribuyentes antes el SAT. De ahí, el temor infundado de que los proveedores de Factura Electrónica (entiéndase, proveedores de software empresarial) o los PACs se quedan con la contraseña del CSD y la Llave Privada.

Como ya dijimos esto es falso. ¿Por qué? Estas son las razones:

1. La Llave Privada es un elemento que forma parte de tu FIEL y de tu CSD. La FIEL y el CSD residen en tu computadora, por lo tanto tu Llave Privada NUNCA sale de esta al momento de emitir y timbrar una Factura Electrónica (CFDI).

2. Para timbrar o sellar de manera automática los CFDI, por disposición del SAT debemos firmar un Manifiesto llenando un formato electrónico y utilizando la FIEL. Al hacerlo, la información de tu FIEL es procesada y únicamente se envía la aceptación de facturar electrónicamente bajo el esquema de CFDI. NUNCA se envían los datos de la FIEL, estos se quedan en la computadora.

3. La información del Certificado de Sello Digital (CSD) también se queda en tu computadora; y esto puedes verifícarlo cada vez que emitas un CFDI: el software te volverá a solicitar tu contraseña de acceso pues nunca la guarda.

ES IMPORTANTE SABER: por disposición del SAT todos los PAC deben contar con una página de servicio gratuito de emisión de CFDI. Si tú eliges esta opción, es el único caso en donde compartes tu CSD, ya que estás facturando a través de un tercero.

Entonces: ¿por qué confiar en un PAC? Todos los PAC están obligados por el SAT a guardar estricta confidencialidad de la información, son auditados y en caso de incumplimiento pierden su autorización. 

Recomendación: Ya que conoces esta información, tú podrás elegir la opción que mayor tranquilidad te brinde.

Debemos tener CUIDADO con lo que nos dicen. Lo peor que nos puede pasar en este momento de transición de la factura de papel a la digital, es que alguien introduzca de más dudas en lugar de resolverlas, por eso es mejor mantenerse informado con expertos que tengan la información de primera mano y consultar diferentes fuentes informativas.

Por ejemplo, CONTPAQ i cuenta con un portal dedicado exclusivamente a brindar información sobre la facilidad de adoptar la Factura Electrónica:http://www.facilycompleto.com/. Ahí está disponible información sobre el marco legal, beneficios, ventas, recomendaciones y consejos al momento de adoptar la Factura Electrónica.

De igual manera, esta firma de software cuenta con una serie de seminarios sin costo para saber más acerca de este tema. Para conocer las fechas y horarios, sólo hay que ingresar a http://www.contpaqi.com/ y hacer clic en la opción de Asiste a un Seminario.

0 comentarios:

Publicar un comentario